¿Qué caracteriza a la Escuela Luterana?

A partir de la reflexión teológica-pedagógica, la Iglesia Luterana, considera a la educación, desde la perspectiva cristiana, como el proceso permanente de enseñanza-aprendizaje, en la fe. Que es liberadora, holística; inclusiva: en género, edad, en lo multicultural. Y es para todos. Que se manifiesta en lo contextual, en la realidad de los sujetos. Que es comunitaria, con perfil ecuménico, y por sobre todas las cosas profética.” (IX Congreso Luterano Latinoamericano, Federación Luterana Mundial).

“…la Iglesia Luterana, considera a la educación, desde la perspectiva cristiana, como el proceso permanente de enseñanza-aprendizaje, en la fe. ” -Martin Lutero-

Las escuelas de la Iglesia Evangélica Luterana Unida son ecuménicas y abiertas, esto es, que ofrecen su servicio sin distinción de credos o confesiones, amplitud ésta que naturalmente se extiende a todo el personal que aquí trabaja.

Las escuelas de la Iglesia son consideradas un aporte a la educación en general, teniendo como responsabilidad la formación del hombre nuevo, reconciliado por la acción redentora de Cristo para una vida nueva, como una de las formas de comunicación del Evangelio.

La Teología y la Pedagogía que sustentan nuestro Proyecto Educativo Institucional brindan el marco de referencia para la interpretación de los lineamientos curriculares oficiales y las normativas vigentes.

De esta manera las escuelas de la Iglesia contribuyen a descubrir los valores contenidos en la fe cristiana: la defensa de la vida, la libertad y la dignidad de las personas.

El concepto de Calidad de la Educación que se asume, es el de una formación integral, personalizada y con valores cristianos.

En nuestro Proyecto Educativo se respeta la postura de las personas ante la fe, promoviendo una convivencia solidaria y responsable entre las mismas y con toda la Creación. La vida devocional, la reflexión, la espiritualidad y la oración al comenzar la jornada contribuyen a la formación integral de nuestros alumnos.

Formación

Apoyado en los fines de la educación propuestos por el Cap. II de la Ley de Educación Nacional (Ley N 26.206) y en los principios del Ideario Institucional, el Instituto define un estilo de formación explicitado en los siguientes objetivos, alcanzables y compartidos por toda la comunidad educativa:

  • Promover el valor del esfuerzo, el estudio y la capacitación permanente, en un marco de educación de calidad.
  • Estimular el afecto hacia los otros en acciones cotidianas, desarrollando el sentido de equidad y apertura hacia distintas formas de pensar y valorar.
  • Promover la comprensión de la realidad del ser humano y del mundo actual desde una labor pedagógico-científica e interdisciplinaria, que contemple los aspectos ético sociales en el marco de una cosmovisión cristiana.
  • Estimular la libertad de expresión y el respeto al pluralismo en las ideas.

Pilares

Pilares del Proyecto Educativo Institucional

Sobre estas bases se consolida nuestro Proyecto Educativo Institucional:

  • El trabajo conjunto de la Representación Legal, Capellanía, Dirección Pedagógica, equipo directivo y docente y del equipo de Asesoramiento Psicopedagógico para una educación de calidad.
  • La vivencia de los valores cristianos por parte de todos los actores institucionales desde el lugar que ocupan: defensa de la va honestidad y la dignidad.
  • La reflexión constante sobre la realidad desde una concepción de currículum como construcción permanente y colectiva.
  • La articulación de los distintos niveles a través del planeamiento institucional y del trabajo conjunto entre alumnos, doce directivos de Nivel Inicial, Primario, Secundaria y Nivel Superior.
  • La participación constante de la familia en la evaluación de distintos aspectos de la marcha del proyecto educativo instnal.
  • La capacitación y actualización permanente de los profesionales de la enseñanza a través de distintas instancias de perfamiento y el Asesoramiento Psicopedagógico institucional, que acompañan todos los días la tarea de directivos y docentes.
  • El trabajo en proyectos que ayuden entender la educación como reflexión sobre la realidad y preparación para la vida.
  • La capacitación en habilidades del pensamiento y las tecnologías de la información y la comunicación que le permitan al alumeccionar, procesar y discriminar la información desde una postura crítica.
  • La valoración de la historia individual como forma de recuperación de nuestras raíces y de proyección de un futuro mejor.
  • Los vínculos interinstitucionales y la conformación de redes que permitan el abordaje de problemáticas y elaboración de proymancomunados y la circulación fluida de la información de interés educativo.